Buscar este blog

30 de septiembre de 2014

RAZAS: SAMOYEDO


La Federación Cinológica Internacional clasifica al samoyedo (Samoiedskaïa Sabaka) como perro de trineo y compañía, dentro del Grupo 5, Perros tipo Spitz y tipo primitivo, Sección 1, Perros nórdicos de trineo. Y lo describe así:

«El nombre del Samoyedo proviene del nombre de las tribus samoyedas del norte de Rusia y Siberia. El zoólogo británico Ernest Kilburn Scott vivió tres meses entre las tribus samoyedas en 1889. Al regresar a Inglaterra llevó consigo un cachorro macho color marrón llamado «Sabarka». Posteriormente importó una hembra color crema llamada «Whitey Petchora» procedente de la región occidental de los Urales y un macho blanco como la nieve llamado «Musti» de Siberia. Estos pocos perros y los traídos por los exploradores constituyen la base del samoyedo occidental. El primer estándar fue establecido en Inglaterra en 1909.

 Apariencia general: Es un Spitz Ártico de tamaño mediano y de aspecto elegante. Da la impresión de fortaleza, resistencia, flexibilidad, gracia, dignidad y confianza en sí mismo. Su expresión, comúnmente llamada «sonrisa de Samoyedo», resulta de la combinación de la forma y posición de los ojos con los ángulos de la boca ligeramente curvados hacia arriba.

Temperamento: Es amistoso, franco, alerta y vivaz. Su instinto por cazar es muy leve. Nunca es tímido ni agresivo. Es muy sociable y no puede ser utilizado como perro de guarda.

Color: Blanco puro, crema o blanco con color bizcocho.»



Y esto es lo que nos cuenta Pilar García, apasionada del Samoyedo, Keeshond y Teckel:

A principio de los 90, en pleno boom comercial de la raza, cayó en mis manos un libro; entre los muchos datos que en él aparecían, una fotografía y un nombre: CH. Clan´s Banko (prop. Skardús) y ahí empezó todo.

Localizado el perro y el propietario en España, tras una llamada telefónica tuve claro que aquí estaba mi primer Samoyedo. Nunca olvidaré la emoción que sentí al verme rodeada de aquellas bolas peludas, blancas, sonrientes, que se empujaban unos a otros por recibir una caricia entre saltos y sonrisas... porque el Samoyedo concibe al ser humano como un amigo, alguien a quien hay que recibir efusivamente, con saltos, ladridos y tantos lametones como uno quiera aceptar. Su relación con el jefe será de igual a igual aunque NUNCA se mostrará como un perro sumiso.



Pasaron dos años hasta que nació Skardu´s Yety Baldor (Coda),dos años que no desaproveché, muchas visitas y largas conversaciones en las que aprendí a conocer y comprender las peculiaridades de su carácter, sus cuidados...

Me encontré con un cachorro siempre sonriente, “demasiado" tranquilo, su primer contacto con la ciudad fue ir directo al único barrizal que había en el Monte Naranco: lo que era un hermoso perrito blanco como la nieve se transformó en cuestión de segundos en un pegote de barro con patas; poco después pude constatar que era cierto que el pelo de los Samoyedos repele la suciedad, que no es necesario bañarlo cada mes (dos o tres baños al año suficientes), es más importante un buen cepillado que un baño. Sobra decir que NUNCA hay que cortar el pelo puesto que les aísla del frío y del calor.

Poco después se cruzó en el camino Holly, de 5 meses ,un cachorro que se relacionaba perfectamente con los de su especie pero al ser maltratado por su primer propietario tenía grandes dificultades para relacionarse con el ser humano. Recuperado por su criador pasó a mis manos.

Un Samoyedo JAMÁS acepta imposiciones y malos modos en su educación, los excesos no van con ellos. Es un perro inteligente para aprender y obedecer pero requiere un jefe coherente, paciente, firme, porque como te pille fuera de juego estás perdido. Si se da cuenta que no hay disciplina hará lo que le de la real gana, eso sí, siempre con una gran sonrisa.

La palabra más repetida a lo largo del día es ¡NO! hasta que se muera... si no estás dispuesto a contar hasta 1000 un día tras otro, es momento de buscar otra raza.



Con Holly aprendí a entender a perros que tienen miedo pero que nunca serán agresivos, perros que antes de atacar prefieren huir o aislarse, aprendí a respetar sus tiempos, su ritmo, conseguí que se reconciliara con la humanidad, porque un Samoyedo por su carácter lo que más desea es el contacto con su jefe, agradar a su amo, aunque hay que tener claro que te pueden dejar tirado en medio del monte en cualquier momento; sienten una necesidad imperiosa de "ver mundo" pero siempre regresarán al punto donde te dejaron moviendo la cola y sonriendo.

Como no hay dos sin tres se incorporó al equipo Gus, el Samoyedo de la eterna sonrisa; tres machos que convivían pacíficamente con los teckel y siempre respetuosos con los cachorros que nacieron en casa. Pueden vivir en la ciudad, siempre que hagan auténtico ejercicio, no es un perro que se conforme con un paseíto de una hora. Donde realmente se ve lo que es un Samoyedo es en espacios al aire libre; aunque se adaptan perfectamente a nuestro clima les gusta pasar la noche a la intemperie, bajo la helada... he visto felices a mis perros pasar noches en Picos de Europa o Ubiña, bajo cero y nevando, sin ningún problema.

Es un espectáculo verles moverse en la nieve, se ponían nerviosos sólo con ver que cogías las raquetas o los arneses porque entendían que les esperaba un gran día de nieve.

Otra de sus "aficiones" es pastorear ovejas para susto y sorpresa de quienes hemos sido testigo de ello.

En resumen: un Samoyedo es un perro guardián, pastor, perro de tiro y acompañante doméstico; profundizar en sus orígenes permite entender y aceptar su carácter. Tener un Samoyedo es como llegar a la cima de una montaña, no sabes qué te vas a encontrar al otro lado, con ellos nunca sabes qué va a pasar al día siguiente.

Para las personas que nos gusta el carácter de los perros nórdicos es una raza que si no existiera habría que inventarla, son hermosos, nobles, sociables, independientes y apegados a su jefe.

Una mirada dulce y una sonrisa especial que siempre transmite alegría.




PD: Samoyedo, la eterna sonrisa.




Nota: Las fotografías que ilustran este artículo han sido cedidas por Pilar García, que ha autorizado su publicación en este blog, y tienen todos los derechos reservados.