Buscar este blog

9 de octubre de 2014

CÓMO EMPECÉ A CUIDAR DE UNA COLONIA FELINA

Experiencia en el cuidado y control de colonias felinas

Nunca había tenido gatos ni mostrado demasiado interés por ellos como mascotas, por lo que cuidar de gatos asilvestrados llegó de forma imprevista e involuntaria. Hace unos cuantos años nuestro vecino daba de comer de vez en cuando a unos gatos pero el vecino ya no está, así que en casa cogimos el testigo y seguimos alimentándolos.

 


Al principio, nos limitábamos simplemente a sacarles comida en una parte del jardín una vez al día e iban apareciendo poco a poco. Eran habituales dos gatas, Michi y Piojosa (no somos muy originales con los nombres), que parecían bastante jóvenes y el primer año una de ellas tuvo una camada de cuatro gatos. A partir de entonces, poco a poco, ya empezamos a involucrarnos más en la vida y andanzas de los felinos.

En primer lugar, las curas. Uno con algo atascado en la boca que no le dejaba comer, otro con un plástico enredado en el cuerpo, otro con una herida enorme en la cara… 

Estos gatos no han tenido contacto con humanos más que cuando nos ven darles la comida, así que teníamos que ingeniárnoslas para poder ayudarles. A cambio, ellos mantienen a las alimañas a raya. En todo este tiempo no he visto ni un ratón y los topos se han mudado, así que volvemos a tener jardín en lugar de una colección de madrigueras.

Después llegaron los biberones. Nos encontramos 2 cachorros de alrededor de 1 semana abandonados. Los acogimos con pocas esperanzas de que sobrevivieran e intentamos buscarles casa. ¡Nosotros que no teníamos ni idea de gatos! Esa época nos la pueden convalidar por un máster en mininos. Solo uno sobrevivió y se quedó en casa, entonces nos dimos cuenta de lo obvio; o empezábamos a esterilizar o se nos iba de las manos.

Y en esas estamos, intentando atrapar, esterilizar y devolver los gatos a su colonia. En el caso de los que ya tienen unos meses o son adultos no podrían ser adoptados, se han criado en la calle y no tienen contacto con humanos. Cuando alguna gata ha tenido camada, intentamos buscarles una casa pero es TAN difícil que la opción más recomendable y también más saludable para los gatos es esterilizarlos.


Aunque esto no es lo único que hacemos, ya que al vivir en la calle estos gatos están expuestos a toda clase de riesgos y a veces hay que llevarles al veterinario, intentar desparasitarlos para que no se llenen de garrapatas…

Susana González Tuya