Buscar este blog

27 de octubre de 2014

DESHUMANIZACIÓN Y ANTROPOMORFISMO O EL POR QUÉ A VECES NOS FALTA EMPATÍA Y OTRAS NOS SOBRA…


Hoy quiero hablar de algo que sin pertenecerme tampoco me es ajeno. Hoy me voy a meter en camisa de once varas.

Me comentaba hace meses una amiga que tras haber perdido a su perro y solicitar la colaboración ciudadana en su recuperación se había sentido doblemente mal: por un lado por la pérdida del animal (que gracias a dios pudo recuperar en breve espacio de tiempo) y por otro por los mensajes recibidos mientras lo buscaban. Estos mensajes lejos de apoyarla y darle ánimo, pasaban rápido al insulto y a una resuelta definición de “maltratador”. El motivo de los agravios se basaba en que el perro aparecía atado en la foto.

Esta semana recibo un email en el que me encuentro una situación parecida pero a la inversa. Una persona que necesita ayuda para darle una muerte honrada a su perro es vilipendiada porque por un descuido el animal que estaba suelto sufrió un accidente. A este hombre lo hunden a base de comentarios porque es un irresponsable, porque no ha sabido cuidar del animal a su cargo y un “bonito” y largo etcétera.

La conclusión a la que llego es que no existe una fórmula mágica que nos exima de estas críticas maledicentes.



Las redes sociales e internet son una herramienta maravillosa en muchos aspectos pero como todo tiene una cara oscura y amarga. Desde estas tribunas nos erigimos jueces absolutistas. Conocedores supremos del bien y del mal y repartimos juicios de valor a diestro y siniestro sin importarnos quién se esconde detrás de una fotografía o una historia.
No nos detenemos a desarrollar un mínimo de empatía, sino que damos rienda suelta al inquisidor que llevamos dentro y desde una posición privilegiada a caballo entre el anonimato y la psicología de masas, arremetemos contra el que se nos ponga por delante aunque nos esté pidiendo ayuda.

Nuestra reacción suele ser como la del César en el Circo Romano, rara vez respondemos con clemencia y habitualmente arrojamos los restos del “perdedor” a los leones.

Es una forma gratuita de hacer daño. Y realmente no sé muy bien a qué responde, porque la mayor parte de esos opinadores no reaccionarían así en persona. En el tú a tú, probablemente se detendrían a escuchar la historia completa, la otra parte y probablemente comprenderían los motivos del que está al otro lado buscando su comprensión.

Supongo que la externalización de las relaciones a través de estas nuevas vías de entendimiento tiene ese hándicap, que las deshumaniza, que nos priva del calor de las relaciones personales, del entendimiento de la empatía. Pero no creo que sea el único motivo. El otro, la otra vuelta de tuerca está en la humanización de los animales. Me viene a la cabeza un trozo visto en la televisión hace mil años… En uno de esos primeros reportajes de Callejeros que te ponían durante media hora en la piel de un indigente, un drogadicto, un pobre de solemnidad y más a menudo de lo que se quisiera, de las tres cosas al mismo tiempo. En uno de ellos, hace tiempo se me quedó grabada a fuego una imagen: un hombre que pedía en una calle de Madrid, se quejaba de la invisibilidad que suponía estar viviendo su vida. Para ejemplificarlo frente al reportero se tiraba en medio de la calle fingiendo necesitar ayuda y se dejaba yacer como si estuviese muerto. Nadie se paraba siquiera a mirarlo. Ágiles los pies, lo esquivaban fingiendo una perfecta indiferencia. Cinco minutos más tarde una mujer se paraba a hacerle cucamonas al fiel ratonerillo que le acompañaba. En ese momento el hombre se levantaba y le decía al cámara, ¿lo ves? Es más importante el perro que yo… Y ciertamente así lo era, o al menos así parecía serlo.

Y soy consciente de cuál es el argumento original, que ciertamente el animal es una víctima inocente de la suerte a la que pueda someterlo su dueño. Lo sé y es cierto, pero la poca generosidad que demostramos a veces para con los humanos choca con la magnificencia con la que nos volvemos hacia los animales. Muchas veces, el bienestar del animal va a depender del de su dueño. Al igual que hace años la administración se dio cuenta que para ayudar al hijo era necesario echarle una mano al padre, tenemos que empezar a comprender que en muchas ocasiones flaco favor le hacemos al perro si condenamos al humano. Que cuando alguien pide ayuda lo lógico es tenderle la mano y no pisársela. Que hay ciertos comentarios que lanzados al aire resultan pedradas en el ánimo del que necesita comprensión.

En definitiva, que bien está la humanización que supone empatizar con el animal, pero que de poco sirve si para ello deshumanizamos, valga la redundancia, al humano.

Empatía sí, pero para los dos.