Buscar este blog

20 de marzo de 2015

LA DIETA BARF



Iniciamos en el blog una serie de artículos donde informaremos de las distintas opciones alimentarias para nuestros queridos peludos. No haremos juicios de valor ni aconsejaremos sobre una u otra, ya que deben ser los propietarios con el asesoramiento de un veterinario quienes decidan cual es la mejor forma de alimentar a sus animales.



LA DIETA BARF (Biologically Appropriate Raw Food) O DIETA ACBA (“Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados” o “Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada)

Se trata de alimentar a nuestros perros y gatos con alimentos crudos apropiados para ellos.

La dieta BARF fue desarrollada por el veterinario australiano Ian Billinghurst. Básicamente consiste en alimentar al perro con un 60-80% de huesos carnosos crudos, es decir los huesos con carne y músculos con más del 50% de carne, y el 20-40% de frutas y vegetales crudos, huevos o vísceras, en lugar de alimentos comerciales o comidas caseras cocidas con suplementos. El Dr. Billinghurst describe la dieta BARF como la alimentación apropiada para maximizar la salud y longevidad de los perros y al hacerlo minimizar la necesidad de intervención de veterinarios.

Según el Dr. Billinghurst alimentas adecuadamente a tu perro cuando le das la dieta para que ellos evolucionaron y están diseñados para comer, una que consista en comidas crudas enteras similares a las que los ancestros salvajes de los perros consumían: carne de los músculos, huesos, grasa, vísceras, vegetales, etc.
Según perroNatura, una cosa a tener en cuenta es que si la dieta BARF o alimentación cruda fuera peligrosa para nuestros perros, estos se habrían extinguido hace muchos años. Los alimentos comerciales para perros son una invención relativamente nueva y nuestros perros han estado comiendo presas crudas  durante miles de años. 


INFOGRAFÍA DE PERRONATURA


Preparar una dieta BARF equilibrada según esta web se basa en ocho principios:

1 -  El equilibrio entre el calcio y el fósforo

La carne es alta en fósforo y los huesos en calcio, el equilibrio entre estos minerales esenciales debe de ser 1:1, por lo que dos tercios de la dieta de tu perro deberían ser carne magra y órganos, y un tercio huesos carnosos, carcasas, costillas, cuellos de pollo o de pavo, etc. 
También puedes dar huevos enteros (con cáscara) y tripa verde a tu perro, estos súper alimentos presentan una proporción exacta de calcio y fósforo de 1:1.   

2 - El miedo a las bacterias

El miedo a la carne cruda está totalmente infundado, los perros están perfectamente equipados para lidiar con las bacterias presentes en la carne, su saliva y sus jugos gástricos tienen propiedades altamente antibacterianas, que deshacen las bacterias y el alimento con rapidez. El único animal que cocina los alimentos es el hombre. Por esa regla de tres nos deberían de preocupar las bacterias por igual cuando comemos nosotros carne poco hecha, ya que estas siguen ahí. 
 En cualquier caso hay que tener en cuenta que nuestros perros tienen una naturaleza carnívora-carroñera que hace que puedan lidiar perfectamente con las posibles bacterias presentes en la carne fresca.  No olvidemos que los perros han estado vagando durante miles de años comiendo desde presas frescas, hasta  carcasas en estado de putrefacción de animales muertos, o incluso heces de animales herbívoros.   

 3 - Las vitaminas 

No hay que caer en el error de que una dieta basada en carne y huesos carnosos está carente de vitaminas para nuestros perros, todo lo contrario, la dieta BARF aporta al perro todos los aminoácidos y minerales esenciales además de 12 de las 13 vitaminas esenciales. La vitamina C, que sería la única que no obtienen de la carne, la genera su propio organismo, por lo que no debes de preocuparte ni darle suplementos vitamínicos a un perro que come dieta BARF. 

4 - Balance semanal

No hace falta que te obsesiones con las proporciones en las recetas de tu perro, ni que coma todos los días todos los nutrientes esenciales, pero para asegurarte del equilibrio, podemos usar una técnica muy interesante que se llama “Frankenprey” que se basa en darle una presa pequeña entera una vez a la semana. 

5 - Los órganos deben ser el 15% de la dieta

Es importante alimentar a tu perro con todas las partes del animal, no sólo con carne magra y huesos. Los órganos tienen una gran cantidad de nutrientes y vitaminas, incluyendo grandes cantidades de vitamina B1, B2, B6, ácido fólico y vitamina B12.  Los órganos están también cargados de minerales como el fósforo, el hierro, el cobre, el magnesio, el yodo, etc. 
El hígado es muy importante y  el órgano con el rango más alto de nutrientes, como el hierro, y una gran cantidad de vitamina A,  pero sólo hay que darlo una vez por semana, o varias veces en pequeñas dosis. Además dado que el hígado es el responsable de filtrar las toxinas del organismo del animal, es recomendable dar hígados de origen ecológico.

6 -  NUNCA les des huesos cocinados

Si buscamos huesos adecuados para el tamaño de la mandíbula de nuestro perro, estos serán masticados y digeridos fácilmente, pero cuando los cocinamos, se astillan y pueden resultar muy peligrosos. No obstante para aumentar la seguridad durante la ingesta, os recomendamos la supervisión.  

7 - Las cantidades

Un perro adulto debería comer entre un 2-3% de su peso corporal, dependiendo de su nivel de actividad y de si está en su peso o no. En cualquier caso debes utilizar tu sentido común y observar si el perro engorda o adelgaza, para subir o bajar las tomas, o bajar el nivel de grasa de su dieta. Esto es algo que no puedes hacer en los alimentos comerciales, ya que las proporciones de proteína, grasas, e hidratos de carbono, ya te vienen dadas.

8 - Marcas comerciales de dieta BARF

Si todavía no te sientes preparado para salir de la comodidad de la comida comercial para perros, pero sí que quieres dar el paso a una opción mucho más sana, que es la dieta BARF, hay varios productos comerciales que te ofrecen dieta BARF congelada, con unas recetas perfectamente equilibradas. 




www.amigosdelperro.org