13 de marzo de 2017

PELIGRO PSICÓPATAS SUELTOS

Me he pensado muy mucho en escribir o no esta entrada. No es que la historia en sí no lo merezca, si no que estoy cansada de berrear como una enajenada una y otra vez las mismas premisas… De hecho, iba a encabezar este texto con un mucho más contundente Peligro Hijos de Puta Sueltos, pero finalmente no lo hice. Cuando lo leáis, si es que lo hacéis, veréis que ese otro encabezado, el del insulto fácil, resume perfectamente la idea que quiero transmitir, pero finalmente lo he desechado. Voy a darle un giro a mi discurso, a ver si diciéndolo de otra forma el mensaje cala mejor, ya que está visto que con improperios no lo hace…
A lo que iba que me disperso.




Seguro que muchos de vosotros, habéis tenido constancia de esta escalofriante noticia:


Os copio directamente el enlace a Change.org porque es por el medio por el que me llegó.

Si ya la conocíais o sois capaces de leer la petición hasta el final, os diré que no me veo capaz de añadir ni una sola coma a lo que en ese escrito se recoge.
Si no la conocéis y por lo que fuere no queréis leeros la comunicación completa, ya os la resumo yo muy amablemente: Algún hijo de la Gran “Bretaña”, con domicilio social en Toledo o alrededores, secuestró a una pobre perra adoptada.
Para añadirle más desasosiego a la historia, os diré que el pobre animal, había sido adoptado, tras sufrir previamente una larga vida de maltrato.

Siguiendo con el sinvergüenza anónimo, éste individuo, no contento con el daño que la desaparición suponía para los dueños de la podenca, se dedicó a torturar al animal y como colofón, le pegó fuego a la perra…

Estáis leyendo bien, pone “prender fuego”… Abrasar, incendiar, chamuscar, carbonizar, incinerar, calcinar… Que la quemó a lo bonzo, vamos… Escoged el verbo/expresión que más os plazca…

Como éste ser miserable no fue con ello capaz de saciar sus ansias de infringir dolor, aún tuvo el “bonito” detalle de dejarles a los dueños los restos calcinados de la perra.

Supongo que tras todos los esfuerzos que había realizado, le parecería una lástima que los damnificados no pudiesen apreciar en todo su esplendor, la maldad intrínseca de su psicopatía…

Bueno, si os leéis/habéis leído la petición, creo que resumen mejor de lo que yo podría hacerlo, el sentimiento general de impotencia, angustia, dolor y sobre todo incomprensión ante la barbarie. No solo el de sus dueños y el de la protectora sino el que cualquier persona cabal con un mínimo de sentido común y empatía siente al leer el suceso.

La segunda parte de la historia, es que por desgracia, al tratarse de un animal, y no tener indicios de quién (o quiénes) podría haber sido el (los) desalmado (s) (o desalmadas), dan el caso por cerrado.

Probablemente, como me han hecho saber estos días, las fuerzas del orden y/o los juzgados estén desbordados y no dispongan de los medios suficientes para continuar la investigación. No es menos cierto que el hecho de que no existan sospechas acerca de quién o quiénes pueden ser los desaprensivos, hace de esa búsqueda una tarea prácticamente irrealizable.

No lo pongo en duda, solo pongo en tela de juicio el motivo por el que muchas veces se da carpetazo a estos sucesos: Solo era un perro…

- ¡Hola! Autoridades Competentes

¿En serio? ¿Me lo estáis diciendo en serio?, ¿Por qué es “solo” un perro?

ECO, ECOOOOO ¿Hay alguien ahí?

No voy a entrar ya en la cosificación del animal, bla, bla, bla… Pero perdonad mi insistencia, en este caso, Ostia, es que se trata de un loco peligroso lo que está suelto por Villanueva de Alcardete y Ocaña… ¿De verdad?, ¿Creéis de veras que esa familia se puede sentir segura después de la forma traumática y nada aleatoria en la que han hecho desaparecer a su perro? ¿Holaaaaaa?, ¿Me oye alguien? ¿Soy yo sola la que piensa que es un gran riesgo para la TOTALIDAD de la población que haya semejante perturbado campando a sus anchas entre las personas normales?

¿Sabéis? No queremos más víctimas inocentes, indiferentemente de la especie a la que pertenezcan. No queremos impunidad para los criminales que se ensañan con los indefensos. Es más, estamos convencidos de que ese nivel estratosférico de crueldad y ensañamiento puede ser redirigido contra cualquier otro.

- ¡Hola! Autoridades Competentes

Si no vais a investigar el caso de Pelucha por favor dejadnos al menos hacer un trato: Vosotros seguís tratando estos sucesos como simples anécdotas de “maltrato” animal, siempre y cuando en los pueblos y ciudades donde se produzcan pongáis señales que anuncien: PELIGRO, PSICÓPATAS SUELTOS… ¿Hace?

P.D. Finalmente, deseché utilizar como título “Peligro Hijos de Puta sueltos”, porque en realidad el término se me quedaba corto…