Buscar este blog

3 de julio de 2017

LA MUDA DE PELO EN PERROS

Si tenéis perros o gatos, habréis comprobado en vuestras propias carnes, que nuestros compañeros mudan el pelo cada cierto tiempo. Es un proceso natural, que les sirve para regular la temperatura en función de la estación en la que nos encontremos. La muda no es exclusiva de nuestras mascotas, todos los mamíferos lo hacemos, incluso los humanos renovamos el tejido epitelial de esa forma y se considera que sin hablar de alopecia, es normal que se nos caigan unos 100 cabellos diarios.

Sin embargo cuando este proceso afecta a nuestros animales de compañía el volumen de pelo que se genera es muy superior al nuestro y nuestros hogares se acaban convirtiendo en improvisadas alfombras de pelo natural...

En el caso de los perros, la muda difiere notablemente de unas razas a otras en función de la velocidad de crecimiento del pelo. Casi todas las razas pasan por este proceso de renovación. Hay contadas excepciones, razas sin pelo como el terrier americano que no tienen muda. Más Información sobre esta raza aquí: http://amigosdelperroblog.blogspot.com.es/2014/08/razas-raras-terrier-americano-sin-pelo.html

Otras razas, como el caniche, son consideradas popularmente como perros a los que no se les cae el pelo pero esta afirmación no es del todo cierta. En realidad los caniches sí mudan el pelo, lo que ocurre es que la velocidad de crecimiento es muy lenta, los folículos pilosos están prácticamente en continuo crecimiento, por lo que el proceso pasa muchas veces desapercibido para los dueños.

La muda puede catalogarse en leve, media o alta, para cuya clasificación se distingue principalmente entre tres características:

-Tipo de pelo: Sin pelo (como el terrier americano), con capa inferior de pelo o subpelo
-Rizo: ondulado, rizado y liso
- Longitud: corto, medio y largo

Se considera como muda leve a aquellas razas que necesitan que el pelo sea recortado: caniche, bichón maltés o schnauzer son algunas de ellas. El volumen de pelo “extra” que generan estos perros es muy inferior con respecto a otras razas, pero entre los cuidados se incluye pasar por la peluquería para retirar el pelo excedente y evitar nudos.

Algunas razas de perro, como las nórdicas, cuentan con una doble capa de pelo, una superior, que mudan con frecuencia y una inferior de tipo lanudo y muy espesa. Esta cualidad de su pelaje hace que tengan una muda más abundante que otros de sus congéneres. La capa inferior es fácil de identificar porque suele generar la pérdida de mechones enteros.

El pelo corto, o el duro, generalmente relacionado con la capa áspera de cobertura de razas como la del Foxterrier, suele ser bien considerada por los propietarios al aparentar requerir menor cuidado que los perros de capa larga como el Cocker. Sin embargo es preciso tener en cuenta que el pelo corto suele ser más difícil de eliminar por su tendencia a clavarse en los tejidos y que el pelo duro, suele requerir de cuidados adicionales como el corte o arreglo por profesionales.

La muda es en definitiva un proceso inevitable, pero hay factores que pueden incidir en la cantidad de excedente que generan nuestros animales:

  • La alimentación: una alimentación pobre o no adecuada provocará una caída extra.
  • Edad y estado hormonal puede afectar en la pérdida de pelo y el volumen. Estados como el celo o el embarazo, real o psicológico, también influyen.
  • Estrés: uno de los síntomas del estrés es la pérdida de pelo “extra”.
  • Higiene: bañar demasiado a menudo a nuestro perro o utilizar productos no específicos pueden hacer que la caída aumente.
  • Salud: parásitos e infecciones de la piel = mayor caída de pelo.
  • Alergias: los procesos alérgicos hacen que el perro mude más cantidad de pelo.
  • Luz solar: la duración de los días o la exposición continua a la luz artificial activa el proceso de muda, así que ya sabéis cuál es el motivo por el que los perros que conviven en hogares tienden a perder pelo durante todo el año.


Por descontado: aunque la muda es un proceso natural, nadie mejor que el dueño del animal para darse cuenta de alteraciones en la caída. Si notas algún proceso anormal, ¡acude al veterinario!


Terrier americano sin pelo