BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

16 de febrero de 2017

LA NUEVA VIDA DE PRIN

Nos ha llegado un correo contándonos como le va a Prin, y nos ha hecho tanta ilusión que queremos compartirlo con vosotros. Muchas gracias, Carolina y Marcos, por cuidarle tan bien.

¡Hola!

Te he hecho una selección de las cientos de fotos que tenemos de él. Lo que básicamente le representa: el perro vago que sólo busca cama (ni se te ocurra dormir la siesta sin él, ¡es impensable!), la foto con su primo Roco (que nos ha ayudado mucho para  llevarnos bien con perros grandes), sus primeros Reyes (que no sabía muy bien que estaba pasando, pero le encantó todo lo que había dentro de la caja) y nuestro último paseo del 2016 (playa sobre todo).



La verdad es que sólo te puedo decir cosas buenas de Prin. Sólo tuvo una fase rebelde, en la que las mayores perjudicadas fueron las patatas de la cocina. Todo se solucionó con el dosificador de hormonas maternas de perra. Desde entonces un verdadero bendito. Jamás ha hecho sus necesidades en casa. Tuvo un catarro, con su consiguiente diarrea, y nos despertó a las 5 de la mañana para que lo bajáramos a la calle (y ahí estaba yo con toallitas de bebé recogiéndolas, porque ya no había otra manera).


En casa se porta genial. Pone mala cara cuando de noche lo mandamos a su cama y cuando toca baño, pero por lo demás sin problema alguno.



Tiene su grupo de amigos fijo, dos perras de agua (Niki, y Era), dos westies (Sena y Pipo) y un cruce de bichón maltés (Nicolás) (tiene muchos más amigos, pero estos son los que más contacto tiene). Prácticamente todos los días nos vemos para el último paseo de la noche, y ahí se ponen a jugar. Prin tiene predilección por los perros de pelo largo, y lo demuestra jugando con una de las perras de agua (la más joven) y el cruce de bichón maltes (tenemos la teoría en el parque que tiene complejo de peluquero por los tirones de pelo).




Le encanta correr suelto. Empezamos a hacerlo poco a poco. A la semana de estar adoptado conocí un grupo de gente en los Pericones que me ayudó un montón para empezar a soltarlo. Primero fue con la correa colgando, y cuando conocimos al grupo de nuestro parque, decimos quitarle la correa. Al mes Prin andaba suelto a sus anchas, y venía en todo momento. Sí que es cierto, que al principio tenía sus premios como soborno, pero pronto no hizo falta.

Cuando te dije que Prin no fue adoptado por una pareja, si no por una familia era todo cierto.



Por parte de su "padre" humano tiene a su primo Roco (el que nos ayudó un montón con el problema de los perros grandes. Es cruce de mastín con perro alemán, así que te puedes imaginar lo duro que fue al principio), con el que se pega unas carreras por la finca impresionantes, y sus "abuelos" que me lo malcrían cada vez que lo ven.

Mi hermana, como ella misma se denomina, es la "tía" de Prin. Sus hijos están encantados con su "primo". Siempre hemos tenido perro en casa de mis padres cuando eran pequeños, y digamos que perdieron la costumbre. Con Prin la han vuelto a retomar, y es la manera que tenemos de sacarlos de casa y que no jueguen a la Play.

Mis padres (que viven a escasos dos minutos de nuestra casa) son los "abuelos" con los que más contacto tiene (Prin entiende cuando le digo vamos a casa de los abuelos).
Ha sido una adopción muy fácil. Marcos, su "padre", ya sabía lo que era tener perro, lo mismo que yo, pero Prin nos ha dejado alucinados. Tenemos problemas con los ruidos fuertes (voladores) y con los coches (los autobuses es lo peor), pero ha sabido adaptarse a la vida en familia perfectamente. Te podría escribir un email kilométrico de las cosas buenas de este perro, pero creo que sobran las palabras, después de lo que hemos hablado. Jamás se me olvidará ese día, cuando llamé a mi amiga Águeda para ir hasta el albergue. Las veces que nos perdimos por el camino hasta que llegamos, pero mereció la pena... ¡por supuesto!



Os agradezco la labor que realizáis y os animo a que sigáis (aún con las piedras que os ponen en el camino). De no ser por la foto que publicasteis en Facebook de Prin y su hermana Lía, Prin no estaría con nosotros.

Os seguimos en Facebook e Instagram, así que seguiremos en contacto.

Un saludo.

Marcos, Carolina y Prin.