Buscar este blog

18 de enero de 2014

ACCIDENTES DOMÉSTICOS


La prevención es fundamental para evitar los accidentes. Antes de traer a casa a tu perro, es conveniente que sepas dónde están los mayores peligros:

 Alfombras: no es sólo que el perro pueda estropearla por la vía de orinar, vomitar, etc., es que además puede masticarla, tragarse los hilos y tener serios problemas de asfixia o digestivos. Esto es aplicable a cualquier otro tejido que pueda morder.

 Cables: los cachorros en particular tienden a masticarlos, cuando les están saliendo los dientes; peligroso para el cable, y mucho más para el perro, y no sólo por la electricidad, puede tirar del cable y el aparato del que sale caérsele encima.

    Objetos pequeños: mucho cuidado con monedas, canicas, juguetes, cualquier cosa que pueda tragarse y quedársele atascada en la garganta o en el intestino.

 Medias: le atraen porque huelen a ti, pero puede tragárselas y quedársele atascadas en la garganta o el intestino.

   El cubo de la basura: sumamente atractivo... y terriblemente peligroso.

 Productos de limpieza e higiene: lejía, detergentes, champú... la lista es interminable, y no hay que olvidar las compresas y tampones, que por su capacidad de absorción, provocarían obstrucción intestinal.

Poner todas estas cosas fuera de su alcance es muy importante, sobre todo al principio; después, lo ideal es educarle para que no mastique los cables, no se acerque al cubo de la basura, etc.