Buscar este blog

28 de abril de 2014

EN EL CAMINO. TRANSPORTE PÚBLICO.


He de reconocer que no me gustan los aviones. No es exactamente miedo, vamos no entro en pánico ni nada que se le parezca pero si puedo evitar viajar en avión lo hago. Me sé de memoria todas las estadísticas de accidentes y sé que es más fácil que me toque el gordo de la primitiva a que se caiga el avión conmigo dentro. Me la juego más en coche y soy consciente. No tiene lógica ya lo sé, pero el miedo es libre. Dicho lo cual, habréis comprendido que mis posibilidades de viajar con perro se reducen considerablemente al uso del vehículo particular. No obstante conozco las condiciones de los vuelos en lo que a animales domésticos se refiere y aquí las dejo por si pueden ser de utilidad a alguien:



Para viajar en avión con perro lo primero que tienes que hacer es comunicárselo a la compañía aérea con la que vas a realizar el desplazamiento. Normalmente limitan el número de animales en cada vuelo por lo que es importante que el animal conste a la hora de efectuar la compra del billete. Siendo sinceros no conozco las condiciones de las compañías de bajo coste, pero Iberia especifica las siguientes condiciones:

-   Para viajar en cabina el perro debe de pesar 8 kilos o menos e ir dentro de un transportín o bolsa de transporte. Ten en cuenta que debe estar homologado.

-   Los perros de más de 8kg deben viajar en bodega. Para ello es necesario que tengas un transportín resistente y seguro que garantice que no se abrirá durante el vuelo. Asegúrate además que cuenta con ventilación para que el animal no sufra durante el viaje.

-     Por supuesto los animales deben tener toda su documentación en regla. Si viajas al extranjero debes consultar antes de tomar el avión cuáles son los requisitos de acceso de animales en el país para evitar situaciones desagradables en tu lugar de destino.

-    Podéis consultar las condiciones y costes de servicio aquí: Iberia– viajar con animales.

Sobre todo a la hora de decidirnos a realizar este tipo de viaje tenemos que tener en cuenta que esta situación puede causarle estrés a nuestro perro, por eso es conveniente que consultemos con el veterinario lo acertado o no de nuestra decisión. En algunos casos el veterinario puede recetarle a nuestro amigo algún tipo de calmante para evitar que sufra en exceso durante el tiempo que pasará en el avión.


Siguiendo con las opciones de transporte público hablemos del tren. Éste si lo conozco en carnes propias. Me encantan el tren y la idea romántica de hacer largos viajes en este medio de transporte, aunque los desplazamientos largos me suelen dejar el cuerpo como si me hubiese pisoteado una estampida de rinocerontes. He viajado en tren con perro y puedo contaros que aunque la experiencia en general fue buena, la perra se estresó considerablemente tanto en el coche cama como en la clase turista. Hablando de trenes y perros vamos con las condiciones de Renfe que son bastante llamativas a mi modo de ver. Cercanías: Renfe permite la presencia de perros en todos sus trenes de cercanías siempre y cuando vayan sujetos con bozal durante todo el trayecto. Se limita la presencia de un animal por viajero. El trayecto de nuestros amigos no tiene ningún coste.



Ave y Larga Distancia. La red de ferrocarriles también permite su presencia en los trenes de largo recorrido pero teniendo que elegir entre estas dos modalidades: clase turista (donde nuestro perro debe ir en todo momento dentro de un transportín) y coche cama o clase business que al tratarse de un compartimento individual permite que el animal vaya suelto ya que solo compartirá el espacio con nosotros. En el vagón de literas no está permitida la presencia de animales. El viaje de nuestros perros supone un coste añadido al billete.

Media distancia: Renfe limita la presencia de animales en los trenes de media distancia restringiendo la posibilidad de viajar con perro al tamaño del mismo. Es posible realizar un viaje en tren con perro siempre y cuando éste sea de pequeño tamaño y no exceda de 10 kilos. ¿No es un tanto excéntrico? Así que ya sabéis cercanías SÍ. Larga distancia SÍ. Media distancia IGUAL SÍ, IGUAL NO…

Tenéis las condiciones de Renfe para mascotas en el siguiente enlace:  Renfe – viajar conanimales.

La semana próxima seguimos con el rey de viajar con perros: el coche.

Bon voyage!




María y Javi