Buscar este blog

22 de abril de 2014

PERROS Y LIMPIEZA DOMÉSTICA


Con o sin perros en casa, nuestra aspiración es mantenerla limpia más tiempo con el menor esfuerzo posible, y para eso, el truco está en manchar lo mínimo imprescindible. Pero por muy cuidadosos que seamos, hay situaciones en que nuestros animales pueden hacérnoslo muy difícil.

Volvemos a casa después de un paseo, nos limpiamos los pies en el felpudo, entramos, nos quitamos los zapatos y nos ponemos las zapatillas (o no). 

Pero, ¿y el perro? no puede quitarse los zapatos, claro... ¡problema!




Y solución: dependiendo del tamaño de la criatura y del tipo de vivienda, podemos tener un recipiente con agua y una toalla en la entrada, para lavarle y secarle las patas antes de entrar del todo en casa. Puede ser una palangana antigua, o una simple tina de plástico...





En un piso pequeño esta operación puede ser algo complicada, en especial si hay otros habitantes que puedan pisar la palangana y convertir nuestro truquito en inundación. Así que pasamos al plan B: una bayeta de microfibra mojada, y una toalla seca, et voilá!

BAYETAS DE MICROFIBRA

TOALLA DE IKEA


Nuestro peludo ya puede pasearse por todas las habitaciones, subir al sofá, etc., sin sentirse culpable por dejar rastros de barro, polvo, etc.