Buscar este blog

22 de abril de 2015

¿QUÉ HACER CON UN GATO OBESO?



En primer lugar indicar que se considera que un gato está obeso cuando su peso supera en un 15% el peso óptimo, y es en este punto donde empiezan a surgir problemas de salud.

Con la edad aumenta la probabilidad de obesidad en los gatos porque aumentan sus depósitos de grasa y disminuye su masa muscular, unido a que su actividad también decrece, por lo que sus necesidades calóricas son inferiores aproximadamente en un 20% a las de un animal joven y activo.

Si no conocemos cual es su peso óptimo, podemos determinar la obesidad de nuestro gato si:

—Tiene el abdomen en péndulo o sobresale por los flancos cuando lo miramos desde arriba.
—Camina de forma oscilante como un pato.
—Está perezoso y poco activo.

Para tratar la obesidad estamos en el mismo caso que en el de los perros, hay que comenzar concienciándose de que tenemos un gato obeso y toda la familia tiene que implicarse en el problema.

Además es necesario controlar la dieta, deberemos cambiar la forma de suministrarle el alimento, ya no será ad libitum si no que le suministraremos su ración tres veces al día restringiendo la cantidad o bien utilizando un pienso light. Hay que tener en cuenta que si se da un pienso light pero se incrementa la cantidad de pienso que le suministramos, no sirve de nada.

Es importante intentar conseguir que haga más ejercicio, interactuando con él, jugando con plumeros, pelotas, etc. para que gaste sus reservas de grasa. Esto será muy divertido para nuestro gato y además reforzará nuestro vínculo con él, además de divertirnos juntos.

Lola Moreno
Formadora del curso «Adiestramiento de base y educación canina». Educadora canina y Entrenadora de perros de trabajo y utilidad acreditada por el Principado de Asturias.






www.amigosdelperro.org